Este es el Candy Bar que montamos para la Primera Comunión de Marta.
Nos pidieron que fuera una mesa muy sencilla en tonos rosa, blanco y marrón, con golosinas, chocolates, cupcakes y Marta nos pidió especialmente que pusiéramos nuestras piruletas de galletas.

La decoración y la papelería fue diseñada en los colores elegidos, combinándolos con rayas para darle un toque especial a la mesa.

El lugar del evento fue en el Restaurante Torre de Reixes, en Alicante, un lugar precioso con jardines y salones espectaculares.

Comestibles:

Golosinas 40%
Chocolates 45%
Repostería 15%
“La mesa ha quedado preciosa… Nos ha encantado, parece de revista…”

¿Quieres algo similar a esto?